Pampa | KM: 18672

«DÍA 451»

San José de Entre Ríos, 3 de julio de 2011

Mar del Plata es el punto de partida de este nuevo relato, en sus orígenes era un lugar exclusivo para los adinerados capitalinos, hoy, sigue siendo un balneario importante, aunque para la época en que llegué, pleno otoño, están casi desiertas sus playas y los bikinis se cambiaron por las bufandas. 

Una bella costanera las recorre y allí se puede caminar, montar en bici, hacer deporte, ver el atardecer, tomar mate, conversar… por sus calles viajan las hojas caídas de los árboles cada una con su color característico, es una ciudad agradable.  Recuerdo muy gratamente a Pablo, Alicia, Damián, Pepe y a Guga, gratísimas…
Vía Tandil recorrí varios pueblitos pequeños llenos de vida, entre grandes cultivos, maquinarias, silos de almacenaje y letreros que hablan del glifosato, súper semillas y de la productividad de su campo asegurada?… la gente es hospitalaria, hay camping bellísimos incluso algunos de ellos gratuitos, con hermosas vistas a grandes lagos o lagunas, al lado de ríos arborizados, personas de todas las edades se transportan en bici por sus calles y aunque todo no es color de rosa, acá hay cierta calidad de vida.
Desde mi llegada a la Argentina hace ya no sé cuánto tiempo, muchos me hicieron algún comentario negativo sobre la capital y sus pobladores (Los Porteños), y es que los medios solo hablan del asesinato, robo, el secuestro y de la corrupción, y quien vive en provincia cree que todo es así. Eso sí, aquí la farándula es frívola, caricaturesca y el circo romano que es el fútbol, ni se diga. Bueno, de Roma nunca ha salido nada bueno. Todo eso que hay en estas babilonias modernas… como uno ya se siente medio entrenado en esos asuntos pues de eso también nos nutren a nosotros todos los días, me lancé a la gran Buenos Aires, a la ciudad de la furia, es enorme, EuroPIZADA, cosmopolita. Se vive a un ritmo frenético, es el principal centro educativo del país y un importante núcleo de actividad artística e intelectual, una gran vida nocturna. Muchas cosas interesantes.
Las Villas Miseria Bonaerenses, similares a las Favelas brasileñas, a los Cantegriles uruguayos, Tugurios colombianos o las poblaciones Callampas chilenas, existían ya desde el siglo XIX, alimentadas tanto por el éxodo rural como por una gran cantidad de inmigrantes europeos, el problema persiste con gran ahínco, debido a la emigración del campo a la ciudad en busca de fuentes de trabajo y estoy seguro a la estrategia de un puñado de burgueses que con sus aliados políticos y como en toda la América hispana, busca con sus acciones apoderarse lentamente de toda la riqueza de nuestros países. Acorralándonos y vendiéndonos miedo en esas grandes ciudades, mientras sacan todo de los campos, las montañas, de los ríos, de los mares. Casualidad? no señor, ya lo decía otro Eduardo hace 40 años, bueno ese también tendrá un espacio acá líneas más abajo.
Recomendado por un grosso de los viajes en bicicleta, Jamerboi, llegué a casa de una parejita increíble Javier y Giselle, parceros de entrada, amantes de las bielas; él además, el Bikeman de la ciudad. Aprendí sobre ciclismo urbano y me pedaleé todo el micro centro de la capital federal, las nuevas bici sendas y ciclo vías, monté en el servicio gratuito de Bicing, reparé sus bicicletas, conocí al secretario de transportes y  a todo su equipo técnico y de marketing, acá apuestan por un cambio de cultura ciudadana en torno a la movilidad.
Fueron  300 Km en un par de días los que recorrí por la ciudad, participé del evento Imaginando la Movilidad, éramos una masa, una masa crítica de ciclistas urbanos reclamando por una ciudad más humana, digna para las personas, no para los autos, ese interesante proyecto va funcionando  por el impulso de muchos, pero en especial de Javier. Así es, mis amigos y amigas es  Mejor en Bici. Para mi fué un momento de revelación,  grato, generador de ideas y ahora de compromisos con mi ciudad, ya nos llegará a nosotros, pues tenemos más ciclistas que acá, solo que no urbanos,  debemos generar esa cultura, pero todo está dado, tenemos una visión de ciudad, los ciclistas, un sistema de transporte masivo moderno, cada vez más interconectado con la alegría y capacidad de los arrieros…
Rumbo a la llanura Pampeana, en límites con las sierras del mismo nombre, un lugar hermoso y por fin con algo de montaña. Pedaleé con mucha precaución por rutas alternas aunque transitadas, pampas interminables de monocultivos, en los que un granjero gringo, o un terrateniente local, hacen su fortuna a costa de  las enfermedades crecientes de los lugareños. Contaminación, devastación de bosques nativos y una casi nula generación de empleo, pues estas máquinas  de ahora  andan solas.
Rosario a orillas del gran Paraná me vio pasar, debo decir que conocí un gran número de personas de calidad humana inigualable en este trayecto, los que me recibieron como si fuera uno de ellos, que hospitalidad y atención, es muy difícil salir cada mañana dejando atrás toda esa magia.
Hay cosas que hablan por sí solas, una de ellas fue estar en Alta Gracia (Córdoba), en casa de un referente como ningún otro ha existido en esta tierra. Dijo ese hombre “(…) sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo.  Es la cualidad más grande de un revolucionario”; Ernesto el CHÉ Guevara a sus hijos, 1966. Entiendo a este hombre que formó su idea y fue consecuente con ella después de recorrer la Mayúscula América, sobre 2 ruedas…
Uno de mis momentos más intensos, sino el más, fue precisamente allí en Córdoba, donde más de 1000 ciclistas entre niños y jóvenes a fin de celebrar  los más de 20 mil kilómetros desde el inicio del recorrido y  mi mensaje “HOME” de la Fundación GoodPlanet, pedalearon junto a mi. Fui recibido como un héroe por todos ellos en  la Escuela Dante Alighieri, una caravana de amor, de sonrisas y alegría por la vida. El Grupo Pura Vida de la Institución, sus Directivas, los Integrantes de la Fundación en la ciudad, la Embajada de Italia,  toda una colectividad de seres con los que compartí un instante mágico de mi vida.
Me quedaban pocos días de estadía en la Argentina, decía mi pasaporte. Así que empujé con más fuerza, remotivado,  hice mi acercamiento al Uruguay vía Paysandú; un pequeño en medio de grandes, la Suiza Latinoamericana le dicen, pese a su tamaño también hay las problemáticas de nuestros países, empezando por la distribución de la riqueza, mucho eucalipto para las papeleras (horrible); ganadería y ahora soja transgénica, que viene del vecino a acabar con estas tierras también.
Lleno de colonias alemanas, suizas, italianas, rusas y otros, de los antiguos pobladores los Charrúas no queda ni la garra, acá si se vibra con el juego de la pelota, ahí también están distraídas sus gentes, óigase bien, distraÍDAS. El país es costoso y su capital Montevideo es muy bella, que mujeres, ufff, el frío me sacó de allí y yo con ganas de más.  Con mucho interés fui en busca en el Centro Histórico de la capital de un pequeño lugar llamado Brasil, pues allí va periódicamente Eduardo Galeano. Si, el de las Venas Abiertas de América Latina. Fui a hablar con él, no coincidimos y para mi fue una pena, pero lo voy a citar a continuación, pues después de casi 15 meses de recorrer despaciosamente nuestra tierra y en la que usted seguramente solo habrá notado bellas imágenes hay otras realidades, que en mi caso en  particular me han transformado profundamente, pues siento la injusticia en lo más hondo!
“Es América Latina, la región de las venas abiertas.  Desde el descubrimiento hasta nuestros días, todo se ha trasmutado siempre en capital europeo o, más tarde, norteamericano, y como tal se ha acumulado y se acumula en lejanos centros de poder.  Todo: la tierra, sus frutos y sus profundidades ricas en minerales, los hombres y su capacidad de trabajo y de consumo, los recursos naturales y los recursos humanos….del mismo modo, y simétricamente, el bienestar de nuestras clases dominantes -dominantes hacia dentro, dominadas desde afuera- es la maldición de nuestras multitudes condenadas a una vida de bestias de carga.”
Eso fue escrito hace 40 Años y que ha cambiado me pregunto?  Podemos seguir con nuestras simples vidas, entre telenovelas y fútbol, viendo el reality de turno, o leyendo y escuchando las noticias mentirosas de nuestros medios, que a favor de esa pequeña clase de burgueses año tras año nos dicen este año si es el de la educación, el de la salud, el de la vivienda, el de la seguridad democrática…hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez…
Un saludo  a todos nuevamente desde Argentina, desde San José provincia de Entre Ríos, desde el hogar de Silvio y Fabi, quienes me han acogido junto con sus amigos, familiares y la negrita, estoy reponiéndome de una pequeña afección gripal, organizando mi rumbo!

Sigue pedaleando

…entre grandes ríos hasta donde ruge la vida, Iguazú
Aguas grandes
Simple Share Buttons